Vivienda

Los ruidos molestos en una comunidad de vecinos

03/12/2015
Los ruidos molestos en una comunidad de vecinos

Uno de los puntos más críticos de la convivencia vecinal, aparte de las derramas, tiene que ver con los ruidos molestos que pueden darse en el día a día. Todos hemos sido víctimas de esta situación y puede que en ocasiones también culpable. Por eso, desde También Tienes Derecho nos gustaría utilizar el siguiente post para hablarte sobre este tema y sobre lo que dicta la Ley de Propiedad Horizontal sobre ello.

En lo que se refiere a los ruidos vecinales, la legislación española es muy clara en su definición, incluyendo todos aquellos que perturben el descanso y que sean provocados por cualquier miembro de la comunidad. Entre los más destacados se encuentran los de mascotas, los de la música, la televisión o los gritos.

Así, según el artículo 7.2 de la Ley de Propiedad Horizontal se puede leer que “Al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas”.

Los ruidos molestos en una comunidad de vecinosEntonces, ¿cómo actuar en estos casos de ruidos en una comunidad de propietarios? Lo primero que habrá que hacer es localizar la fuente exacta de donde procede, si es externo o interno, o si proviene de la vivienda de algún vecino o de los elementos en común que pudieran existir en la inmueble.  Tras esto, habrá que medir su intensidad y el tiempo prolongado en el que supone una molestia.

Para medir los decibelios, habrá que tener en cuenta las ordenanzas de cada ayuntamiento, ya que pueden fijar diferentes límites según la hora del día en la que nos encontremos. No será lo mismo a las 6 de la mañana que a las 6 de la tarde.

El siguiente paso ante un problema de ruidos es hablar con el vecino que fuera culpable. Esto suele entrar dentro de las funciones del administrador de fincas o del presidente. “Hablando se entiende la gente” es un buen consejo para seguir en este tipo de casos, ya que puede ser simplemente que el causante de los disturbios no se haya dado cuenta y pueda ponerle remedio voluntariamente.

Esto no quita para aquel propietario que genere ruidos molestos pueda negarse a persistir en su actitud. ¿Qué hacer en estos casos? Según la Ley de Propiedad Intelectual en su artículo 7.2 se puede leer que “El presidente de la comunidad, a iniciativa propia o de cualquiera de los propietarios u ocupantes, requerirá a quien realice las actividades prohibidas por este apartado la inmediata cesación de las mismas, bajo apercibimiento de iniciar las acciones judiciales procedentes”.

Ley de Propiedad IntelectualEn el caso que ni tras esta notificación se ponga remedio a los ruidos vecinales, la comunidad de vecinos podrá interponer una demanda una vez que haya sido aprobada esta medida en junta.

El Juez podrá acordar con carácter cautelar la cesación de la actividad que esté causando las molestias al resto de vecinos bajo apercibimiento de incurrir en un delito de desobediencia.

Posteriormente, si la sentencia fuese favorable, además de la cesación, podrá llegar a fijarse una indemnización por daños y perjuicios e incluso la privación al uso de la propia vivienda o el local por un periodo de hasta tres años, dependiendo siempre de la infracción llevada a cabo.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR