Derecho de Familia

El régimen de visitas en un divorcio

26/11/2015
El régimen de visitas en un divorcio

Desde También Tienes Derecho hemos tratado de abordar el tema de las separaciones matrimoniales desde una forma cercana y sencilla, para que todo el mundo tenga claro los principales condicionantes en aspectos como el divorcio exprés, la pensión compensatoria, la de alimentos o la nulidad matrimonial.

Sin embargo, en este próximo artículo nos gustaría tratar un aspecto que afecta tanto a los padres divorciados como a los hijos e hijas, principalmente a estos últimos: el derecho de visitas y comunicaciones. O lo que se conoce más popularmente como “el régimen de visitas”.

Hay que tener en cuenta que si las separaciones matrimoniales ya son dolorosas para los cónyuges, no podemos ni imaginarnos cómo resultan para los hijos e hijas, sobre todo cuando son pequeños. Se trata de una experiencia que puede ser traumática para ellos, ya que ven cómo sus padres, piezas básicas en su sustento, se separan. Se han dado no pocos casos que son incluso los pequeños y pequeñas los que se culpan de todo.

El régimen de visitas en un divorcioLo primero que hay que saber es que en la sentencia de divorcio, o tras la separación, el cónyuge (o progenitor en el caso de las parejas de hecho) al que no se le haya sido concedida la custodia tiene igualmente derecho a visitarlos físicamente y comunicarse con ellos por los medios que crea oportunos, como puede ser a través del teléfono o del correo. Eso sí, en esta resolución quedará marcado tanto el tiempo de duración como el lugar en el que podrá realizarse.

Lógicamente, lo más aconsejable, y este es el consejo que te daría cualquier abogado de familia, es que ambos padres lleguen a un acuerdo sobre cómo van a desarrollarse esas visitas, siempre desde el diálogo y la flexibilidad. Por descontado que para los pequeños y pequeñas lo más recomendable siempre será una custodia compartida.

En el caso de las separaciones matrimoniales en las que no se consiga llegar a un acuerdo para el régimen de visitas, se dictará por medio de sentencia judicial. Lo más habitual será que el progenitor con quien no convivan los menores, disfrute de ellos durante fines de semana alternos y también durante la mitad de los periodos vacacionales.

Existen casos especiales, como por ejemplo los niños y niñas que se encuentren en periodo de lactancia. En estas situaciones concretas, las visitas podrían limitarse a dos o tres tardes por semana sin que el padre pudiera llevárselos durante los fines de semana.

Separaciones matrimonialesOtra opción es que uno de los padres resida lejos de sus hijos o hijas. En esta ocasión, ese cónyuge podrá disfrutarlos durante varios fines de semana de forma consecutiva.

Así, como se ha podido comprobar, las condiciones de cada régimen vendrán establecidas según las causas concretas de cada caso. Además, el derecho a visitas y comunicaciones puede ser modificado en cualquier momento mediante una sentencia judicial, tanto para limitarlo, ampliarlo o incluso suspenderlo si se considerara que es perjudicial para el menor.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR