Derecho Tributario

¿Qué es un paraíso fiscal?

13/04/2016
Untitled design (6)

Rara es la semana que no nos “sorprenda” una nueva noticia relativa a la larga lista de paraísos fiscales que usan muchos particulares y empresas para evadir impuestos. ¿Sabes qué son exactamente y cómo funcionan? Sigue leyendo porque ese es precisamente en contenido de esta nueva entrada de También Tienes Derecho.

A grandes rasgos, un paraíso fiscal es un país que exime del pago de impuestos a los inversores extranjeros que abren allí cuentas bancarias o que constituyen sociedades. La cuestión es que estos países aúnan dos sistemas fiscales diferentes. Por un lado están las personas residentes que sí deben pagar impuestos y por otro las empresas extranjeras que están exentas siempre y cuando no realicen negocios allí. El objetivo de esta política fiscal es atraer divisas extranjeras para potenciar la economía de los paraísos fiscales. Suelen ser países pequeños sin casi recursos naturales o industriales y cuya economía subsiste gracias al capital extranjero. En esta lista de paraísos fiscales destacan Bahamas, Andorra, Mónaco, Gibraltar, Belice, Delaware, Barbados, Aruba o la isla de Man. Estos figuran en la clasificación a la que más se recurre, la de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

lista de paraisos fiscales

Las sociedades opacas que se crean en los paraísos fiscales son las famosas “sociedades offshore”.

Para saber si se está ante un paraíso fiscal hay que atender a varias cuestiones. Por ejemplo, hay que comprobar si la jurisdicción del país impone o no impuestos y si estos son sólo nominales. Si no hay impuestos directos pero sí indirectos, hay que hacer otras comprobaciones para determinar si determinada jurisdicción es un paraíso fiscal. Comprobaciones como la relativa a la transparencia en materia impositiva o si los no residentes pueden o no beneficiarse de rebajas impositivas aunque no desarrollen una actividad en el país. Otra particularidad de los paraísos fiscales es que sus leyes y prácticas administrativas no permiten el intercambio de información con otros países relativa a los contribuyentes que se benefician de los bajos impuestos. Prima, pues, la ventaja de la confidencialidad y opacidad de las operaciones.

lista de paraisos fiscales

En países como Panamá es tremendamente sencillo crear una sociedad opaca pero legal.

A cambio de ver incrementado su flujo económico, muchos países actúan a modo de paraísos fiscales ofreciendo protección del secreto bancario y comercial y garantizando una infraestructura jurídica, contable y fiscal que permite la libertad de movimiento de personas y bienes. Según un informe de Oxfam Intermón publicado en enero de este 2016, la riqueza individual oculta en paraísos fiscales asciende ya a 7,6 billones de dólares, cantidad superior al PIB del Reino Unido y Alemania juntos. Para ilustrar esto con datos podemos remitirnos al caso concreto de EEUU. Sólo en 2012, las empresas multinacionales estadounidenses declararon 80.000 millones de dólares de beneficios en las Bermudas, una cantidad que supera a los beneficios que declararon en Japón, China, Alemania y Francia juntos.

Las sociedades opacas que se crean en los paraísos fiscales son las famosas “sociedades offshore”. Se trata de sociedades legales. Los que son constitutivos de delito son los fines para los que a veces son creadas. Estas se constituyen en un país diferente a donde desarrollan su actividad. Una práctica que es legal siempre y cuando se declare. El problema viene cuando estas “sociedades offshore” se usan para facilitar la comisión de delitos como el blanqueo de capitales. En países como Panamá es tremendamente sencillo crear una sociedad offshore. De la mano de un intermediario y a través de Internet se pueden hacer todos los trámites. Sólo en 2015 en Panamá se registraron 26.865 sociedades anónimas y se disolvieron 12.338. Crear una offshore nos puede llevar tan solo una semana y solo hace falta un capital mínimo de 10.000 dólares que no tiene que ser necesariamente depositado en el momento. En Panamá se paga una tasa única anual de 300 dólares por sociedad además de los honorarios del intermediario. Esto nos permite hacernos una idea de lo fácil que es crear una y de lo poco que cuesta mantenerla. Estas sociedades pueden dedicarse a cualquier cosa y no es necesario que su sede esté en el país centroamericano ni que tenga empleados. Si esconden beneficios procedentes de actividades delictivas u ocultan patrimonio para evadir impuestos en el país de residencia sí hablamos de una actividad ilegal. A pesar de todo lo anterior, Panamá no está aún en la lista de paraísos fiscales que comentamos más arriba.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR