Derecho de Familia

La pensión de alimentos tras un divorcio

29/09/2015
La pensión de alimentos tras un divorcio

Un divorcio es un proceso traumático para una pareja por el que cesa su convivencia matrimonial. Pero todavía más si por medio existe algún hijo o hija. En estos casos, es habitual que deba fijarse lo que se conoce como una pensión de alimentos, aspecto indispensable para el sustento de los pequeños.

Aunque se llame “pensión alimenticia”, lo cierto es que no abarcará únicamente la manutención de los hijos, sino otros aspectos igual de importantes como pueden ser el alojamiento, el vestido o la asistencia médica o sanitaria. También hay que añadir la educación e instrucción, incluso para los mayores de edad siempre que no hayan terminado su formación. Por último, también es posible que se haya de cubrir todos los gastos derivados de un embarazo y del parto.

Normalmente, la obligatoriedad de satisfacer la pensión de alimentos viene impuesta por un juez por medio de una sentencia, ya sea de nulidad, de separación o de divorcio. En ella, vendrá fijada de forma clara la persona que estará obligada a satisfacerla, así como a cuánto asciende la cuantía, cómo se irá actualizando periódicamente, el periodo y la forma de pago de la misma.

La pensión de alimentos tras un divorcioPero, ¿cómo poder calcular el total de la pensión alimenticia en una demanda de divorcio? Para conocer la cuantía será necesario controlar básicamente dos aspectos: los ingresos de la persona obligada a abonarlos y las necesidades de los hijos o hijas.

En otros países de nuestro entorno, la legislación existe un baremo para cuantificar la cantidad a satisfacer, ya estemos en un divorcio mutuo acuerdo o contencioso. Sin embargo, España no cuenta con ninguna norma o directriz que apoye este cálculo, por lo que será potestad del juez fijar la pensión alimenticia, siempre dentro de los límites que marca la ley.

Es preciso saber que la cantidad fijada puede verse incrementada o reducida, siempre en un procedimiento judicial, en función de las necesidades de los beneficiarios y teniendo en cuenta el cambio de los recursos económicos de la persona que está obligada a hacer frente al pago mensualmente.

La modificación de la cuantía debe hacerse a través de un procedimiento judicial, independientemente que estemos en un  divorcio contencioso o de mutuo acuerdo, por la llamada “modificación de medidas” que no entrará en vigor hasta que exista una sentencia firme.

Otro punto importante sobre la pensión de alimentos que hemos de conocer es cuándo cesa la obligación de hacerle frente. Básicamente existirán varios casos o supuestos que la extinguirán, como por ejemplo cuando el obligado fallece. O cuando sus recursos se reducen drásticamente hasta tal punto que puede poner en peligro su propia subsistencia o la de su nueva familia.

La pensión de alimentos tras un divorcioTambién cesará la obligación de hacer frente a la pensión de alimentos cuando la persona que la recibe, puede ejercer una profesión o su situación ha mejorado de tal manera que no le es necesaria para subsistir.

En último lugar, si el beneficiario comete alguna falta que dé lugar a la desheredación, también cesará la obligación de hacer frente a una pensión de alimentos.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR