Derecho Penal

Los menores ante la Justicia (II)

31/07/2015
delitos menor de edad

Continuamos desde También Tienes Derecho con este serial sobre el procedimiento que se abre ante los delitos llevados a cabo por un menor de edad. Tras hablarte en un primer post sobre el Juzgado de Menores competente en cada caso, es el momento de hablar sobre las distintas medidas que puede imponer un juez.

Una vez que el procedimiento ha comenzado su trámite, se pueden imponer ciertas medidas con el único objetivo de que las responsabilidades por el delito sean saldadas. Lógicamente, existen diferentes tipos que variarán según la gravedad, abarcando desde una simple amonestación hasta el internamiento.

AppleMark

AppleMark

A la hora de fijar las medidas en un juicio de menores, el juez ha de tener en consideración ciertos aspectos importantes, como pueden ser la edad, las circunstancias tanto personales como sociales, el interés del sujeto o su personalidad.

Es importante que tengamos en cuenta que estas medidas jamás podrán ser superiores a dos años, incluyendo las llamadas cautelares. Eso sí, si el menor contase con al menos 16 años en el momento del delito, y siempre y cuando éste fuera cometido con violencia, grave riesgo o intimidación, se podría llegar a alargar la duración hasta los 5 años.

Existen diferentes tipos de medidas en un juicio de menores, como pueden ser las privativas de libertad, entre las que se encuentran la detención o el internamiento y que se ejecutarán en diferentes centros habilitados para ello. Normalmente, estos establecimientos estarán divididos en diferentes módulos dependiendo de la edad, las necesidades o las habilidades sociales. Además, siempre deben favorecer el contacto con los familiares.

Del mismo modo, en un Juzgado de Menores se deberá fijar los permisos, tanto de carácter ordinario como extraordinario en favor del internado. Es preciso tener en cuenta que el centro debe ser el más adecuado y siempre cercano al domicilio, siempre y cuando existan vacantes.

Delitos menor edadEn estos centros, los menores pueden ser corregidos disciplinariamente en los casos que estén recogidos reglamentariamente. Eso sí, siempre debe respetarse su dignidad sin que sea posible privarle de ciertos derechos, como la alimentación, la enseñanza, las visitas o las comunicaciones.

Las faltas que se pueden cometer en estos centros serán desde leves hasta muy graves, pudiendo corresponder desde la separación del grupo por un máximo de 7 días hasta la privación de salidas de fin de semana.

También será posible llevar a cabo medidas de vigilancia, inspección y seguridad con el objetivo de velar por el cumplimiento de todas las medidas impuestas. Del mismo modo, en estos centros existirá la capacidad de utilizar medios de contención para evitar cualquier fuga, violencia o lesiones.

Por último, en los delitos de un menor de edad en los que a los 23 años no se hayan finalizo el cumplimiento de las medidas, el Juez de Menores tendrá la potestad de ordenar su internamiento en un centro penitenciario.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR