Actualidad

La Ley de Segunda Oportunidad

23/07/2015
Ley de Segunda Oportunidad

Era una de las medidas de carácter socio-económicas más esperadas en los últimos años. Estamos hablando de la llamada Ley de Segunda Oportunidad y, por fin, ya está ante nosotros. Eso sí, con ciertas limitaciones que la hacen parecer bastante incompleta, sobre todo si la comparamos con las del resto de nuestro entorno europeo.

Básicamente se trata de una norma que permitirá liquidar ciertos bienes y poder saldar parte de una deuda y aplicar quitas sobre el restante mediante la llamada dación en pago. La principal pega es que esto sólo se podrá realizar en el sector privado y, en ningún caso, aquellas deudas contraídas con Hacienda o la Seguridad Social, seguramente las más abundantes cuando nos vemos obligados a cesar nuestra actividad.

Por ejemplo, la Ley de Segunda Oportunidad resultará de bastante poca utilidad para todos aquellos autónomos cuya principal deuda sea con los estamentos públicos. El hecho que en la nueva norma no se plantee una solución para el problema de las quitas en los créditos públicos ha provocado que muchos la consideren como una medida electoral sin demasiados efectos reales.

Pese a ello, estamos ante una propuesta más que necesaria para tratar de equipararnos al resto de países europeos de nuestro entorno en materia de apoyo a los empresarios y emprendedores. Eso sí, como hemos apuntado, aún faltan ciertos aspectos que se consideran esenciales. En cualquier caso, parece claro que, a día de hoy, la expresión “menos es nada” es la más apropiada para referirnos a este asunto.Ley de Segunda Oportunidad

Requisitos

¿Qué condiciones hemos de cumplir para poder acogernos a esta nueva Ley de Segunda Oportunidad? Lo primero que un deudor tiene que hacer es buscar el llamado acuerdo extrajudicial con todos sus acreedores. El plazo para completar este paso será de dos meses, permitiendo tanto a empresarios, como autónomos o personas individuales renegociar sus deudas bajo la tutela de un juez.

¿Qué ocurre en el caso que no sea posible llegar a este acuerdo? En este caso, el afectado ha de declararse en concurso de acreedores acudiendo a un juzgado de primera instancia en vez de a uno mercantil. Este procedimiento será supervisado en todo momento por un juez, que será la persona encargada de llevar a cabo la liquidación de los bienes para que pueda beneficiarse de la exoneración de los pasivos.

Pero no nos olvidemos que para que el deudor pueda beneficiarse de estas quitas se han de cumplir ciertos requisitos, como por ejemplo liquidar todos sus bienes, actuar de buena fe o satisfacer los créditos contra la masa o los privilegiados. También deberán afrontar y satisfacer todas las deudas con Hacienda y la Seguridad Social, así como el 25% de todos los préstamos ordinarios que tuviera.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR