Derecho Mercantil

¿Autónomo o sociedad?

18/05/2015

Cuando decidimos emprender en solitario una nueva aventura laboral, siempre hay una cuestión que nos asalta o que debemos plantearnos para una reflexión seria y profunda: ¿Establecernos como autónomos o crear una sociedad mercantil? Dependiendo de la decisión, tendremos que ajustarnos a una serie de características fiscales o de constitución. Es muy importante que tengas presente que no existe una opción más ventajosa que otra, sino más bien aquella que se ajusta más convenientemente a nuestro tipo de actividad o modelo de negocio.

Según la mayoría de expertos, para decidirnos entre ser autónomo o crear una sociedad mercantil tendremos que tener una visión global de nuestro negocio, así como de su evolución en el tiempo. ¿Qué quiere decir esto? Simplemente que viendo nuestra trayectoria podríamos llegar a decidir cambiar la forma en la que estamos establecidos.

Autónomo o sociedadTenemos que saber que para emprender en solitario, los llamados empresarios individuales dispondrán de la ventaja clara de tener una forma jurídica y unos trámites de constitución mucho más sencillos y rápidos que cualquier tipo de sociedad.

De hecho, establecerse como autónomo tiene un coste en tiempo prácticamente nulo, ya que únicamente tendremos que arreglar dos trámites, el primero con Hacienda y el segundo con la Seguridad Social. Además no tendremos que desembolsar ningún tipo de capital previo, lo que lo convierte en una opción más que aconsejable para comenzar nuestra actividad en el menor tiempo posible.

En cambio, si entre ser autónomo o crear una sociedad mercantil optamos por la segunda opción, se estima que necesitará entre 30 y 40 días para llevarla a cabo. Esto se debe principalmente a que, en este caso concreto, estamos hablando de una persona jurídica, por lo que la ley exige que se cumplan ciertas pautas, como por ejemplo las del registro del nombre y constitución ante un notario.

Una vez que dispongamos del certificado negativo del nombre del Registro Mercantil, tendremos que proceder a abrir una cuenta bancaria para dicha sociedad y desembolsar los 3.006 euros de capital mínimo obligatorio. Tras esto, y con el servicio de un notario, deberemos elevar estos documentos a públicos.

Otros trámites importantes tendrán que ver con Hacienda, darnos de alta en el censo de empresas y en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), sin olvidarse que el administrador de nuestra sociedad tendrá que establecerse como trabajador autónomo, puesto que básicamente será el representante legal.

Autónomo o sociedadEn el caso de emprender en solitario, tenemos la opción de constituir una SLNE (Sociedad Limitada Nueva Empresa), ya que, en teoría, sería posible llevarlo a cabo en sólo 24-48 horas. Por desgracia, la realidad nos dice que muy pocas compañías consiguen cumplir este plazo. Algunas características que tendremos que cumplir son un máximo de 5 socios y un mínimo de 3.012 euros de capital.

Pero, sin duda, el aspecto que más deberás valorar será el de la responsabilidad a asumir ante las deudas contraídas. En el caso del autónomo, tendrá que hacerlo con todo su capital presente y futuro. Esto resulta decisivo sobre todo en el caso de estar casado y con régimen de gananciales, ya que podría ponerse en riesgo el patrimonio conjunto.

En cambio, en el caso de una sociedad mercantil, la responsabilidad se limitará a la cantidad de capital aportado en la constitución de la misma.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR