Derecho de Familia, Derecho Mercantil

¿Qué es la declaración de prodigalidad?

27/01/2016
Untitled design (4)

Manteniéndonos en nuestra línea de ir desgranando conceptos relacionados con el mundo del Derecho, en esta nueva entrada de También Tienes Derecho queremos detenernos  en la declaración de prodigalidad. ¿Sabes a qué nos referimos? Entérate en las siguientes líneas.

Recurrir a uno de los despachos de abogados de Tenerife puede ser preciso cuando queremos enfrentar la situación de que un familiar esté haciendo un uso irracional de sus bienes. Para ser más concretos y remitiéndonos a la información que podemos encontrar en la página web del Ministerio de Justicia, conviene anotar la siguiente definición: la prodigalidad es la conducta de una persona, que se caracteriza por la habitualidad en la disipación de los bienes propios, malgastándolos de forma desordenada”. La Ley de Enjuiciamiento Civil contempla la posibilidad de que el cónyuge, los descendientes o los ascendientes de una persona insten una declaración judicial de prodigalidad. Hablamos de descendientes o ascendientes que reciban alimentos del presunto pródigo o se encuentren en situación de reclamárselos.

Si el juez reconoce la prodigalidad no quiere decir que la persona en cuestión vaya a quedar incapacitada, es decir, bajo un régimen de tutela. Lo que ocurre es que quedará bajo lo que se conoce como régimen de curatela. ¿Qué quiere decir esto? Que se establecerán una serie de actos de contenido patrimonial que necesitaran de la supervisión y ratificación de un curador. Si no se cumple este requisito, los actos, como la venta de un bien inmueble, serán anulables. Es importante tener en cuenta que la declaración de prodigalidad carece de efecto retroactivo, es decir, los actos anteriores a la misma no pueden verse afectados y tu bufete de abogados de Tenerife no podrá reclamarlos.

abogados de Tenerife

La sentencia tiene que quedar inscrita en el Registro Civil y, de forma opcional, también en el Mercantil y en el de la Propiedad Inmobiliaria. En cualquier despacho de abogados en Santa Cruz de Tenerife te recordarán que lo que hace tiempo se podrían consideran conductas pródigas, hoy no lo serían. Actualmente tiene más peso la responsabilidad individual, la libertad de disposición y el juicio propio a la hora de administrarse. Por lo tanto, la prodigalidad se entiende como una actitud en la que se disipan los bienes propios, es decir, se malgastan de forma desordenada. Los familiares de la persona pueden presentar una demanda de prodigalidad cuando estimen que los intereses de la familia corren peligro. Como decíamos antes, no estamos hablando de una incapacitación, sino de limitar la capacidad de obrar en la esfera patrimonial.

abogados de Tenerife

Además de los representantes legales, como los abogados de Tenerife, puede interponer esta demanda el Ministerio Fiscal. Desde el momento en el que el juez dicte sentencia, los actos de carácter patrimonial del pródigo quedarán sometidos a la fiscalización y control del curador. El alcance de este control deberá ser determinado en la correspondiente sentencia. El curador solo deberá estar presente en los actos patrimoniales determinados en la sentencia. Para el resto no será necesaria su presencia y el pródigo podrá actuar de forma libre. Los familiares que pueden pedir la declaración de prodigalidad representan un “numerus clausus”, es decir, una lista cerrada, un número determinado. Es necesario que, en el momento de presentar la demanda, tengan una dependencia real de percepción de alimentos del presunto pródigo y que efectivamente este esté obligado a prestarlos. La declaración judicial de prodigalidad se tramita por los cauces establecidos para el Juicio Verbal.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR