Vivienda

La adquisición de una vivienda de segunda mano

11/05/2015
La adquisición de una vivienda de segunda mano

En un artículo previo, ya abordamos cómo era el procedimiento de adquisición de una casa que se encontraba en construcción. Por eso, ahora nos gustaría centrarnos en el proceso de compra de una vivienda de segunda mano, ya que diferirá sustancialmente entre uno y otro.

Antes de nada, se hará necesario el cumplimiento de ciertos trámites previos para asegurarnos que todo discurrirá sin sobresaltos y en orden. Por ejemplo, lo primero que tendremos que hacer es solicitar una nota simple en el Registro de la Propiedad. ¿Para qué debemos hacer esto? Además de conseguir una breve descripción del inmueble, sabremos a ciencia cierta quién es el propietario del mismo y las posibles cargas que pesarán sobre él, como las hipotecas o embargos judiciales.

En el caso que existiera alguna, sea del tipo que sea, tendremos que pedir los justificantes al vendedor o los certificados que demuestren que se está al corriente de pagos. Esto resulta de vital importancia, puesto que en el caso de que existieran impagos, el banco podrá proceder al embargo de la vivienda, independientemente de que otro titular la haya adquirido recientemente.

La adquisición de una vivienda de segunda manoOtro aspecto importante que deberemos vigilar es que el inmueble no esté arrendado, ya que la ley confiere a los inquilinos un derecho de adquisición preferente. Además, a la hora de comprar una vivienda de segunda mano es aconsejable que solicites al presidente de la comunidad de propietarios información sobre el pago de las cuotas de la comunidad.

Cuando hayamos decidido que vamos a adquirir un piso o casa, suele ser muy habitual se celebre el llamado contrato de señal. ¿En qué consistirá? Básicamente en que la parte vendedora se compromete a no vender el inmueble a cambio de la entrega de una cantidad de dinero como parte del precio final.

Lo más habitual es que si una de las dos partes se echa atrás, tenga que compensar a la otra. Por ejemplo, si es el comprador, perderá esa cantidad. Mientras que si fuera el vendedor, tendría que devolver el doble de lo entregado.

Gastos y garantía

Al igual que en las de nueva construcción, también existirán impuestos y gastos en la vivienda de segunda mano. Las principales tasas que tendremos que hacer frente son el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, cuyo valor estará determinado por el porcentaje aprobado en cada Comunidad Autónoma y el precio de la vivienda, y el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como “plusvalía”.

Existen otros gastos al adquirir una vivienda de segunda mano, como por ejemplo los que se deriven del otorgamiento de escrituras públicas, o los de inscripción de las mismas en el Registro de la Propiedad.

La adquisición de una vivienda de segunda manoPara terminar, es preciso tener claro que en una vivienda de segunda mano que tenga menos de 10 años de antigüedad se podrán pedir responsabilidades a la promotora, constructora y arquitecto por cualquier desperfecto estructural que encontremos.

En cambio, si superara la década de antigüedad, solamente dispondremos de 6 meses desde la fecha de la compra para llevar a cabo una reclamación, en este caso al vendedor, por cualquier desperfecto encontrado.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR