Derecho Laboral

El acto de conciliación

23/03/2016
Untitled design (1)

Cuando un trabajador o trabajadora se enfrenta a un conflicto laboral como puede ser un presunto despido improcedente o nulo, tiene que saber qué es la conciliación teniendo en cuenta que será el paso previo a la demanda judicial propiamente dicha.

En cada Comunidad Autónoma existe un organismo encargado de resolver conflictos laborales antes de tener que recurrir a la Justicia. Estos servicios de mediación, conciliación y arbitraje están compuestos por empresarios, sindicatos y representantes del gobierno autonómico correspondiente. Su objetivo principal es promover la paz social y el desarrollo económico mediante la resolución de los conflictos que surgen en el ámbito laboral tales como los despidos, individuales o colectivos, o los ERE.

El proceso de conciliación se inicia de forma voluntaria y a instancia de los sindicatos o las empresas. Puede terminar de dos maneras: con avenencia o sin ella. El plazo máximo para llegar a un acuerdo es de 25 días hábiles. Si hay avenencia, lo pactado en el servicio de arbitraje adquirirá fuerza vinculante: ¿Qué quiere decir esto? Pues que la empresa estará obligada a cumplir con lo establecido en lo referente al trabajador al que ha despedido. Si una de las partes no se presenta, en el acta constará como “intentado sin efecto”. En ese momento, ya se puede presentar la demanda ante el Juzgado de lo Social que corresponda adjuntando la copia del acta de conciliación.

que es la conciliación

Ahora que ya sabemos a grandes rasgos qué es la conciliación, tenemos que dar un paso más y conocer las tres formas distintas que existen de llevarla a cabo. Hablamos de: mediación general, conciliación previa a la huelga o determinación de servicios de seguridad y mantenimiento. Ante un supuesto despido improcedente, el arbitraje podrá ser económico, jurídico o mixto. En el primer caso se abordan conflictos relacionados con los convenios colectivos y en el segundo controversias a la hora de interpretar las normas jurídicas y las prácticas de las empresas. En el caso de los despidos, hay un plazo determinado para presentar la papeleta de conciliación que puede variar en función de las comunidades autónomas. Cuando la parte demandada es una Administración Pública no es necesario presentarla. Se celebra ante un letrado conciliador y no es obligatoria la presencia de un abogado para que se levante el acta de conciliación.

Citábamos antes el tema de los expedientes de regulación de empleo. Lo cierto es que la legislación española contempla varias modalidades. El Estatuto de los Trabajadores y la Ley de Reforma Laboral recogen la normativa para la aplicación de un ERE. Hablamos de un trámite administrativo del que se valen las empresas para suspender, modificar de forma temporal o extinguir definitivamente las relaciones laborales entre una empresa y sus empleados. El procedimiento comienza en todo caso con la apertura de un periodo de consultas para tratar de llegar a un acuerdo. Si los trabajadores no comparten los motivos del ERE tienen un plazo de 20 días para presentar la correspondiente demanda. La Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral introdujo varias modificaciones en lo relativo a estos procedimientos. Por ejemplo, a día de hoy, una empresa puede iniciar las gestiones para realizar los expedientes de regulación de empleo sin necesidad de acuerdo previo con los trabajadores. Además, las indemnizaciones se acuerdan entre las partes con un mínimo de 20 días por año trabajado. Si la empresa no puede afrontarlas, lo hará el FOGASA, Fondo de Garantía Salarial.que es la conciliación

El ERE puede ser de extinción, temporal o de reducción de jornada de trabajo. En el primero caso se acomete el cese definitivo de todos los trabajadores a los que afecte el expediente. Hasta la entrada en vigor de la última reforma laboral, la empresa debía aportar motivos objetivos de despido y negociar el alcance del mismo con los sindicatos. Ahora, con el nuevo texto de 2012, queda anulada esta posibilidad para dar lugar a lo que se conoce como “despido colectivo”. Se trata de la extinción de contratos de trabajo por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Si el despido afecta a más de 50 trabajadores, se tiene que ofrecer un plan de recolocación externa. Si incluye a personas de más de 50 años, la empresa ha de realizar una aportación al Tesoro Público. En el caso del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) se suspende la actividad durante un tiempo para aliviar los costes. Tanto el número de afectados como los días de suspensión se negocian entre ambas partes. Durante la suspensión, el trabajador consta oficialmente como desempleado y puede cobrar la prestación correspondiente. Nos queda el expediente de regulación de empleo mediante reducción de la jornada de trabajo. En este caso los empleados pasan a trabajar menor número de horas. El salario se ajusta a esa jornada y por el resto del horario, si se reúnen los requisitos de cotización, los trabajadores cobran el desempleo.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR