Actualidad

8 de marzo, una fecha de reivindicación y análisis

07/03/2016
Untitled design (3)

Seguro que sabes qué día es mañana pero, ¿sabes qué paso el 8 de marzo de hace 159 años? El día de la mujer trabajadora empezó a conmemorarse a raíz de lo que ocurrió en una fábrica de textiles de Nueva York en 1857. El 8 de marzo de aquel año, cientos de mujeres organizaron una marcha en protesta por los bajos salarios que percibían (algunas cobraban incluso un 70% menos que los hombres). Dos años después creaban su primer sindicato. Años después, en 1911, en otra fábrica textil de Manhattan, un grupo de trabajadoras se declaraban en huelga ocupando las instalaciones. Reclamaban, entre otras cosas, la equiparación de sus salarios a los de los hombres, descanso dominical y derecho a la lactancia. El dueño de la fábrica no aceptó la huelga cerrando las puertas y prendiéndole fuego con las trabajadoras dentro. Murieron 129. Otras voces sostienen que lo que pasó el 8 de marzo, en este caso de 1910, fue que se celebró en Copenhage (Dinamarca) la segunda Conferencia Internacional de las Mujeres Socialistas. En ese escenario se acordó instituir el Día Internacional de la Mujer para reivindicar los derechos políticos, civiles y económicos de todas las mujeres en el mundo. En 1952, la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) instauraba el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Sea cual sea el origen de esta fecha, el día internacional de la mujer es una jornada no para celebrar, sino para reivindicar y reflexionar. Reflexionar sobre los pasos que se han dado y sobre los que aún hay que dar en pro de la auténtica igualdad de derechos entre hombres y mujeres. De todas formas, aunque figure esta fecha en el calendario, la visibilización de las desigualdades que aún persisten ha de ser una constante diaria.

que paso el 8 de marzo

En España, sólo el 16,8% del total de catedráticos son mujeres.

Según datos contenidos en la publicación Mujeres y Hombres en España, del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España el salario de los hombres es un 19,3% superior al de las mujeres. A nivel europeo, según la Comisión Europea (CE), la brecha salarial es de un 16,3%. Esto implica que, en Europa, las mujeres trabajan gratis 58 días al año. Además, menos del 4% de los directores generales de empresas son mujeres. Y no sólo eso, sino que las mujeres tienden a pasar más tiempo fuera del mercado laboral cuando por ejemplo son madres o tienen que cuidar de algún familiar dependiente. Esto hace que la brecha salarial se extienda años después al momento de cobrar la pensión. De hecho, según el INE, una pensionista recibe una media de 597,21 euros mensuales, mientras que su equivalente masculino cobra sobre 971,92 euros.

No sólo vemos ejemplos de la desigualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral y doméstico, sino también en muchas otras áreas. Por ejemplo, en el ámbito de la educación. En nuestro país, las mujeres universitarias representan el 54,1% del total y su rendimiento en títulos de grado y máster supera al de los hombres en 10 puntos porcentuales. A pesar de eso, a día de hoy sólo el 16,8% del total de catedráticos son mujeres. En lo relativo al tema de la conciliación, también existe una brecha importante. El 82% de las personas que dejan su trabajo para cuidar a hijos menores de 14 años son mujeres.

Como te puedes imaginar, a pesar de los avances que hayamos podido experimentar en este sentido, las tareas del hogar se siguen repartiendo de forma poco equitativa. Por regla general, una mujer en España dedica una media de 4 horas y media diarias a la casa mientras que un hombre destina 2 horas y media. La desigualdad también es palpable en el ámbito político. En el actual gobierno en funciones, con 12 ministerios, sólo 4 están ocupados por mujeres. A nivel autonómico, de los 19 presidentes de comunidades autónomas que tenemos en nuestro país (contando Ceuta y Melilla), sólo vemos a 4 mujeres. Otro claro ejemplo de la desigualdad es la violencia machista.

que paso el 8 de marzo

Un claro ejemplo de la desigualdad entre hombres y mujeres es la violencia machista.

Como ves, a pesar de los pasos que se han dado en pro de la igualdad durante el último siglo, aún hay mucho camino por andar. La brecha salarial y la falta de paridad afectan a los países desarrollados pero, ¿qué pasa en el resto del mundo? Pues que por ejemplo, tal y como denuncia Amnistía Internacional, en Líbano las mujeres refugiadas sirias se enfrentan a muchas más dificultades que los hombres. Muchas están expuestas a riesgos de acoso, explotación y abusos tanto en la calle como en el trabajo. En otros países como El Salvador las mujeres que sufren abortos espontáneos son automáticamente acusadas de homicidio. Además, en muchos lugares del planeta seguimos viendo cómo la ablación no termina de erradicarse, cómo muchas mujeres son asesinadas bajo el pretexto del honor o cómo muchas niñas por ejemplo en India son obligadas a contraer matrimonio con adultos incluso con 10 años de edad. Detrás de todos estos ejemplos persiste una visión machista y patriarcal de la sociedad. A menor o mayor escala, vemos muestras de ello en todo el mundo. Ese mismo mundo en el que cada 8 de marzo se alzan millones de voces reclamando igualdad de trato para todas las personas independientemente de su sexo.

 

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR